¿ Qué son ?

Las constelaciones familiares (CF) hacen referencia a una terapia sistémica muy breve que aporta resultados inmediatos. Este proceso sirve para comprender, desde el Estado Adulto, lo que nos quiere mostrar un conflicto o situación difícil de nuestra vida. Abordándolo desde una mirada amplia, sin prejuicios ni críticas.

Está técnica, desarrollada por Bert Hellinger, parte de la base de que somos individuos que no estamos solos. Pertenecemos a un sistema familiar en el que somos hijos de nuestros progenitores, que a su vez son hijos de nuestros abuelos, y así sucesivamente.

 

En nuestro ADN está guardada toda la información biológica y emocional de nuestros ancestros. Esta información provoca que nosotros adoptemos conflictos que nuestros antepasados no supieron gestionar en un momento de dolor, rabia, angustia, impotencia ante un hecho o situación que han vivido.

 

En un acto de amor ciego hacia ellos, y desde nuestro Estado Niño, adquirimos el compromiso de cargar con ese conflicto creyendo que somos capaces de solucionarlo, de hacerlo mejor que nuestros ancestros. Pero nuestro afán inconsciente de solucionar solamente empeora más las cosas, pues ya que el problema se encuentra a nivel inconsciente la solución también.

 

Este proceso permite abrir la puerta a una nueva oportunidad de liberación de ese trauma, de ese conflicto, si se hace con la mirada adecuada, sin juicio, ni criticas, desde la aceptación y el amor.

 

Las CF surgen en este contexto en forma de solución a ese conflicto que continúa en nosotros. Operando desde el inconsciente y desde nuestra mente, con la decisión de abrirnos a lo nuevo, y aceptarlo tal y como es.

¿ Cómo se solucionan ?

Se puede trabajar de forma grupal e individual.

 

Cuando la dinámica se lleva a cabo de forma grupal por un lado está el cliente, que es la persona que va a constelar y por otro lado están los representantes que son el resto del grupo. El cliente muy centrado plantea brevemente el tema que quiere trabajar en dos o tres palabras de aquello que es esencial resolver hoy en su vida.

 

Imaginemos que nuestro cliente quiere trabajar una dificultad de su vida actual, pues selecciona a dos miembros del grupo. Uno representa su ser y el otro, el conflicto. Los seleccionados se dejan llevar por un movimiento corporal de forma lenta, con una actitud de apertura y sin intensión desde lo que se llama en constelaciones el centro vacío.

 

El movimiento parte del cuerpo, nos encontramos en un estado muy relajado, donde los pensamientos e intenciones no tienen cabida, toda nuestra atención está dirigida a nuestro cuerpo. Si nos viene una emoción, simplemente la observamos no nos dejamos arrastrar por ella. Esto hace que el movimiento sea más profundo, que se llegue al alma de la persona y no nos quedemos simplemente en la superficie. Si nos dejamos llevar por la emoción entramos en psicodrama y desde ahí no hay solución.

 

Los representantes nos muestran a través de su mirada y sus movimientos, información de cómo está la persona en este momento actual con respecto a ese conflicto y también nos da información de que es lo que se necesita sanar, del porqué se está manifestado en su vida.

 

Todo esto es una representación real de lo que está ocurriendo a nivel inconsciente en el cliente en el momento actual pero que tiene su origen en el pasado, en sus ancestros. La constelación saca a la luz eso que necesitaba ser visto, sanado, liberado.

 

La resolución de la dificultad es beneficiosa tanto para la persona que constela, como para todos los ancestros involucrados en esa situación. Y además libera a sus descendientes de seguir atrapados nuevamente en esos conflictos pendientes de resolver.

 

Las constelaciones familiares son una herramienta que nos permiten sanar, tomando consciencia de aquello que se esconde en nuestro inconsciente, desde el respeto a todo lo que pasó en el pasado y llegando solo hasta donde nos es permitido.

 

A través de la mirada de los representantes, se va descubriendo la forma de tratar y solucionar el problema mediante una serie de frases sanadoras que introduce el constelador.

 

Los representantes de la constelación también se verán recompensados si se entregan sin intención, pues por resonancia algo se moverá también en su propias vidas incluso simplemente con la observación de la constelación a nivel inconsciente se produce una resonancia que abre un camino nuevo para todos de liberación de forma muy sutil y profunda.

¿Qué se puede ?

Prácticamente se puede constelar todo. Pero siempre que sea un problema actual y de la persona. No se puede constelar por otras personas salvo que sean hijos menores.

 

Esta forma de terapia se puede aplicar a cualquier conflicto de nuestra vida por la sencilla razón de que todo está en resonancia y eso significa que un conflicto en un área específica de mi vida simultáneamente se manifiestará en el resto de áreas.

 

Nos interesa constelar cuando sentimos que:

  • Se repite siempre el mismo tema, en el amor, el trabajo, la familia.
  • Nos sentimos estancados, bloqueados con respecto a una situación.
  • Enfermedades, trastornos mentales.
  • Accidente grave, angustias.
  • Problemas con el dinero, deudas, herencias paralizadas, dificultades económicas.
  • Dificultad en las relaciones de pareja, familia, amigos o trabajo.
  • Dificultad para encontrar pareja estable.
  • Dificultad para tener hijos.
  • Niños con problemas escolares, de adaptación, agresividad, acoso.
  • Éxito en la empresa, en el trabajo.
  • Encontrar trabajo.
¿ Quiénes ?

Solo los adultos pueden pasar por este proceso. Las personas que asumen sus responsabilidades son capaces de reconocer la situación existente y tomar decisiones personales y autónomas. Por ejemplo, decidir elegir vivir o elegir dejar el pasado atrás.

 

Para el sistema familiar, los adultos son autónomos. Mientras que los hijos mantenidos por sus padres, careciendo de independencia y de la capacidad de tomar decisiones por sí mismos no se pueden constelar, pero sus padres sí pueden hacerlo por ellos.

Requisitos

Es esencial tener una actitud de apertura a la reconciliación, dejando atrás los perjuicios, teniendo la capacidad de decir “Sí a todo y a todos tal y como son. Aun cuando no los entienda”. En las constelaciones se ve cómo la sanación pasa por incluir todo en nuestro corazón, por muy grave que sea.

Por este motivo, el primer paso para sanar es elegir estar en ese estado de apertura a lo nuevo.