Artículo: ¿Te gustaría solucionar los conflictos en tu trabajo?

Artículo: ¿Te gustaría solucionar los conflictos en tu trabajo?

Algunos de los problemas más comunes a los que se enfrenta la mayoría de la población ocurren en el entorno laboral. Los problemas en el trabajo son tan comunes como, en muchos casos, difíciles de afrontar.

Realmente, el ser humano debería dejar a un lado los problemas que existen en cierto entorno cuando se encuentra en otro. Sin embargo, esto no es tan fácil. Normalmente, si una persona tiene problemas en el trabajo los acabará volcando sobre otras personas. Ya sea su familia, amigos o cualquier persona con la que mantenga una relación tanto fuera de su ámbito laboral como dentro.

Esto resulta muy perjudicial ya que evitará que aprovechemos del tiempo que tenemos para despejarnos y disfrutar de otras parcelas de nuestra vida.

¿Por qué ocurren estos conflictos?

Realmente, los conflictos en el trabajo tienen diversas causas. No obstante, independientemente de las causas, siempre hay diferentes opciones para afrontarlos.

Normalmente, es en este punto en el que erramos, ya que no actuamos debidamente. No hay que perder de vista que un conflicto es cosa de dos y que nuestra posición ante ellos puede solucionar mucho más de lo que parece.

Lo principal es no adoptar una actitud de víctima. Si nos asignamos el papel de víctima, no actuaremos. Seguiremos manteniendo ese problema y nos escudaremos en que “no podemos hacer nada” para solucionarlo.

Realmente, el victimismo es una zona de confort que nos evita tener que buscar la manera de afrontar el conflicto en sí.

¿Cómo pueden ayudar las constelaciones familiares?

Las constelaciones familiares son unas terapias pertenecientes al grupo de las humanistas. Estas terapias consiguen ayudar a los pacientes a solucionar sus conflictos de una forma rápida en pocas sesiones.

En estas constelaciones familiares son los pacientes el agente activo, quienes, con ayuda del constelador o facilitador conseguirán encontrar la actitud adecuada ante el problema que les toca vivir.

Estas terapias nos ayudarán a entender qué es lo que nos muestra de nosotros mismos la actitud que tomamos ante un conflicto. Ya que estas actitudes son pistas de lo que realmente se encuentra en nuestro interior.

En la mayoría de los casos, las personas adoptamos un ‘estado niño’ o un ‘estado padre’ ante los problemas.

En el ‘Estado niño’ el desencadenante del conflicto se debe a que el paciente está reviviendo emociones pertenecientes al pasado, reflejándolas en situaciones del presente. Esto se conoce como emoción elástica, es decir, una emoción que se repite en el tiempo siempre siguiendo los mismos patrones.

Por otro lado, en el ‘Estado Padre’ el desencadenante del conflicto viene dado porque nosotros mismos adoptamos una actitud de exigencia y perfeccionismo. Por lo general, suele ocurrir porque nos encarnamos en una figura que en nuestro pasado haya actuado con nosotros de esta manera. Ya sea un padre, un profesor, un familiar…

Por tanto, entendemos que estas dos actitudes son perjudiciales e interfieren en el correcto desarrollo profesional de la persona. Pero no solo esto, también impide un avance emocional.

A este respecto, las constelaciones familiares tratan de que el paciente alcance el ‘Estado Adulto’. Es decir, un estado en el que la persona viva el aquí y el ahora. En el que se centre en el presente y no vuelque sus propias frustraciones generadas en el pasado sobre las personas que se encuentran en su presente.

De esta manera, gracias a estas terapias, los pacientes podrán superar cualquier tipo de problema o conflicto con el que tengan que enfrentarse en su vida. Además de, claro está, conseguir un conocimiento mucho más profundo de sí mismos y de su forma de pensar y actuar.

Las constelaciones familiares conseguirán, por tanto, aumentar el conocimiento sobre nosotros mismos y nuestro comportamiento, redirigiéndolo hacia la forma en la que menos nos perjudique.

Sin comentarios

Publicar un comentario